Blogia

VICENTE DE LERINS

ESTAMOS CASI AMURALLADOS , por Francisco-Holver Martínez Borelli

ESTAMOS CASI AMURALLADOS , por Francisco-Holver Martínez Borelli

«Estamos casi amurallados

por la misma distancia.

Cedidos al terror de una noche

que no acaba

y una voz donde el aire no suena.

Llámame desde la otra orilla donde estás

y moras confundida como yo, entre presagios.

Estoy aquí en tu hueco que no pude llenar

ni con mis sueños ni con los tuyos ausentes,

tan parecidos a estos de la vida.

Llevo el amor en ascuas

y afuera el tiempo tiene el mismo color

que en la memoria guardo de tu rostro.

Sabrás que soy la sombra de tu duelo.

Este muñón sumido por los cuatro costados

de no encontrar tu mano

ni el final de tus huesos

donde nació mi muerte

y el aire mudo que nos ciega la boca para siempre.

Ven como estés,

con la mitad que quede de tus ojos

como si de pronto despertaras

restregándote los párpados,

sólo de un largo sueño,

de mi muerte.»

F-H. M.B

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

CAFE Y PREMIO «SALAMBO»

CAFE Y PREMIO «SALAMBO»

Me fio y siempre que puedo leo el premio Salambó. Suelo descubrir obras que me sorprenden por su gran calidad literaria. Este premio lo convoca la Fnac y el Café Salambó de Barcelona en la calle Torrijos nº 51, propiedad de Pedro Zarraluki, de quien partió la idea del premio. Acaba de ser elegido el ganador de la V edición del premio SALAMBÓ por un jurado compuesto por 15 autores españoles de reconocido prestigio, independientes, lejos de los intereses económicos al uso, listas de más vendidos, best seller y de las tramas editoriales preñadas de marketing. Al carecer de dotación económica lo hace mas «creíble», y más original si cabe además de ser el único en España donde escritores eligen la obra de "otro" escritor. Se otorga al mejor libro de narrativa (en castellano y catalán) publicado en España durante el año anterior a la concesión del premio, tiempo suficiente para la lectura y consiguiente reposo de las obras.

GANADOR 2005 Alvaro Pombo (España, 1939) por Contra natura (Anagrama, 2005)

FINALISTA:Ignacio Martínez de Pisón, por Enterrar a los muertos (Seix Barral, 2005)
A PUNTO TAMBIEN ESTUVIERON: Los seres felices, de Marcos Giralt Torrente; Los amores confiados, de Luisgé Martín; Historia del rey transparente, de Rosa Montero; y Doctor Pasavento, de Enrique Vila-Matas.




GANADORES DE EDICIONES ANTERIORES EN CASTELLANO:

2001 Javier Cercas (España, 1962) por Soldados de Salamina
2002 Javier Marías (España, 1951) por Tu rostro mañana
2003 Juan Eduardo Zúñiga (España, 1929) por Capital de la gloria
2004 Roberto Bolaño (Chile, 1953-2003) por 2666



El II Premi Salambó en LENGUA CATALANA ha sido para la obra Les amnésies de Déu (Empúries, 2005) de Joan-Daniel Bezsonoff. “una novela inclasificable, alejada de las novelas al uso y que goza de un catalán riquísimo”, se impusieron por sobre los otros dos finalistas: Sorra a les sabates (La Magrana, 2005) de Joan Pons y Pandora al Congo (Campana, 2005) de Albert Sánchez Piñol.

CONVOCATORIA PREMIO LITERARIO

CONVOCATORIA  PREMIO  LITERARIO

CONCURSO ALLER

Para obras originales en prosa de 3 a 5 páginas; se enviarán por triplicado antes del 31 de marzo a la siguiente dirección postal:

Tertulia literaria allerana
"Concurso Aller" Apdo. Correos 3;  
33670 Moreda de Aller

ASTURIAS

CONVOCATORIA PREMIO LITERARIO

CONVOCATORIA PREMIO LITERARIO

La ASOCIACIÓN CULTURAL «MIGUEL DE CERVANTES» convoca el XIX Certamen Literario Internacional Dulcinea 2006”.

Premio literario Modalidad de Cuento: Cuentos de tema libre. Extensión máxima de 4 páginas.

Las obras se remitirán por correo a la asociación Acción Cultural Miguel de Cervantes. C/. Guitar, 45, ático 2ª. 08014 Barcelona (España).

En el sobre se indicará “Para el XIX Certamen Literario Internacional Dulcinea 2006”.

El plazo de admisión finalizará el día 15 de Marzo de 2006.

Un primer premio, por autor y modalidad, de 800 euros

Mas información en : http://www.cervantina.org

LOS CUENTOS DE MI ABUELO (BUNI DE LERINS)

LOS CUENTOS DE MI ABUELO (BUNI DE LERINS)

DE CÓMO MOSCAN LAS VACAS

«Fue un bañés y entró en un comercio. Había allí muchos zuecos y un par de zapatos en lo alto, muy buenos, y él traía calzados unos chismes de esos, truecos, de madera. Y le dijo al del comercio:

- ¡Oiga señor!, si me deja calzar esos zapatos le enseño cómo moscan las vacas en mi pueblo.

-Bueno, hombre, bueno, ¡venga!, ¡hala!..

Calzóulos, pero dejó los truecos de él allí; calza los zapatos, endereza po la calle palante...uyyyy!!!..Ya cuando diba muy lejos empezó el tendero a darle voces, porque ya vía que non volvía a darle los zapatos y le díjole a voces :

- ¡Eeeeeh, dé la vuelta hombre!

El bañés se revolvió y le dice:

- ¡Ay, señor, la mosca viene de ahí!»

NUNCA FALTA UN ROTO PARA UN DESCOSIDO

NUNCA FALTA UN ROTO PARA UN DESCOSIDO

CONVOCATORIA PREMIO LITERARIO

CONVOCATORIA PREMIO LITERARIO

PREMIO DE NOVELA "CAFE GIJON"

Convoca: Ayuntamiento de Gijon
Requisitos: Escritores de cualquier nacionalidad que presenten uno o mas originales inéditos escritos en castellano.
Solicitud de bases: Fundacion Municipal de Cultura, Educacion y Universidad Popular.
C/ Jovellanos, 21 -33201 Gijón.
Tel.:985 18 10 62
www.ayto-gijon.es
e-mail: centros@ayto-gijon.es
Dotacion: 18.000 € y publicacion de la novela
Plazo de admisión: Hasta el 30 de abril de 2006

RELEVO, por Vicente de Lerins

«NO HUBIERA ESCRITO NI sifu/sifa de no haber sido por Juanjo Calero, que por caerse de la cama esta noche se anticipó en media hora al relevo de los muertos...y cuando desperté, JUANJO todavía estaba allí»...VdL

OTRA FÁBULA DE ESOPO, por J.Barril

OTRA FÁBULA DE ESOPO, por  J.Barril

«La gran asamblea extraordinaria de las aves se había tomado un pequeño respiro. Algunos representantes habían ido al riachuelo cercano a tomar unos sorbos. Otros se dedicaban a picotear por el prado. Oscurecía ya y el Ruiseñor Común, conocido por los humanos como Luscinia megarhynchos, entonaba su soliloquio haciendo gala de una voz perfecta. Lo de la voz no era una frivolidad. Un simple estornudo en el canto del ruiseñor y la asamblea se hubiera ido al garete. Se debatía los efectos de una extraña epidemia que había provocado en los humanos una verdadera furia avicida. El Pico Picapinos Dendrocopos major dio un redoble sobre un tronco y llamó de nuevo a la asamblea. Allí un Trepador Azul Sitta europaea, haciendo honor a su nombre y a su ambición de subir en el escalafón pajaril, dio conocimiento de una sustitución temporal de la presidencia. Debido a su avanzada edad y a mantener un horario exclusivamente nocturno el Buho Real había cedido temporalmente la dirección del debate al Buho Chico Asio otus, que con sus grandes penachos enhiestos y su grado de visión a la oscuridad, declaró reanudada la sesión. Tenía la palabra Doña Urraca Pica pica, quién con sus garras llenas de anillos de brillantes se dirigió, alarmada, a la asamblea propugnando impedir el paso a aves que vinieran de más allá de las fronteras humanas. "He visto cómo los humanos impiden el paso de otros humanos que llegan del sur. He visto cómo hundían sus embarcaciones y luego devolvían a los sobrevivientes al puerto de donde provenían. Si ellos lo hacen, ¿por qué no nosotros?"

"Urraca tiene razón", dijo el Arrendajo Garrulus glandarius. Nosotros aún sabemos distinguir a un colega enfermo en vuelo de aquel que está sano. Se trata de impedir que la torpeza humana acabe con todos nosotros sólo porque han encontrado el cadáver de uno de los nuestros con el virus. El Arrendajo mereció un gran aplauso. No en vano era un especialista en enterrar bayas y otras semillas para hacer su despensa, lo que garantizaba una espléndida dispersión vegetal que beneficiaba a todos y que permitía que el bosque se extendiera. El Arrendajo era un benefactor, pero su propuesta encontró rápidamente un opositor de peso. El Gavilán Accipiter nisus fue un poco más lejos: "Compañeros. La muerte es una parte de la vida. La muerte por enfermedad nos atenaza permanentemente. Nuestro enemigo mayor no es el virus, sino la reacción histérica de los hombres. Tenemos casos documentados que nos están indicando el camino. Recordad la rebelión de los pájaros en la ciudad californiana de Bodega Bay, narrada por un humano llamado Alfred Hitchcock. Ése es el camino. ¡Rompamos los cristales con nuestros picos y lancemos nuestra garras sobre sus mejillas!"

El graznido del gavilán provocó un clamor de venganza y de acción. El Águila Imperial Ibérica Aquila adalberti intentó moderar el discurso, pero la asamblea se había lanzado por la pendiente de la ira. Increpaban al águila: "Tú calla, vejestorio. Eres una especie en extinción. Sólo quedáis 130 parejas en el mundo. ¡Déjate morir en paz!" En el mismo sentido se expresaron otras aves sin título nobiliario en latín: el pato Lucas y su tradicional adversario el pato Donald, también el cóndor Pasa, la Famosa Perdiz, siempre agarrada a su botella de whisky, la Milana Bonita de Delibes, Juan Salvador Gaviota, la gallina Caponata e incluso la romántica golondrina Bécquer o la reproductora cigüeña de París.

El presidente Buho Chico estaba llamando al orden cuando llegó una delegación de estorninos. Uno de ellos llegaba con una ala desgajada y una herida profunda en el costado. La asamblea acalló sus trinos. El delegado de los estorninos anunciaba que se había producido una matanza en Figueres. Los cazadores habían sido convocados por el municipio, esperaron el momento en que la colonia de estorninos se disponían a dormir y dispararon a bulto para diezmarles. "Compañeros: la ira del hombre se ha dirigido al cielo. Ya no es un virus el que nos persigue. Nos persiguen sus escopetas. Yo os digo: ¡Ni un huevo más para los hombres! ¡Ni una pechuga más! ¡Libertad para canarios, periquitos y cotorras!".

Entonces llegaron los cazadores que habían seguido el vuelo de los estorninos y de la asamblea no quedó ni la paloma de la paz.» J.B.C

NO ME BUSQUES , por Ana Luisa Schneider

NO ME BUSQUES , por Ana Luisa Schneider

«No me busques

en el agonizante sol de un día concluido,

ni en las brumas vacilantes del otoño

ni en este grito recién amanecido.

No me busques en el viento torturado

que seguía nuestras huellas en la altura,

ni en los pájaros heridos en el alba

que cayeron perfumando la espesura.

No me busques en la magia de aquel sueño

que fue esencia de luz, sencillamente,

un espacioso ayer que se durmió acaso

en el límite de tus manos y mi frente.

No me busques en el derrumbe azul del cielo

ni en las quebradas dueñas del camino,

soy apenas la sombra de mi sombra

que se apaga lentamente en el olvido.

Me hallarás al final de todo tiempo

seré la hoguera incandescente,

que se alimentó con los silencios.»

CITAS DE ESCRITORES

CITAS DE ESCRITORES

La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas.

Aristóteles


Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba

engánchalos a tu alma con ganchos de acero.

William Shakespeare

No hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores.

Victor Hugo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA MISION, por Paradojica Entelequia

LA MISION, por Paradojica Entelequia

«Surgió de la oscuridad del rincón, como surge un rayo en la noche tormentosa, de improviso, súbitamente.
Atravesaba el gran salón con paso errático, discontinuo, arrítmico, haciendo crujir las viejas y ennegrecidas tablas que cubrían el suelo.
Llevaba los brazos ligeramente extendidos, formando un ángulo recto con su cuerpo, miraba con devoción casi fanática algo que parecía flotar sobre sus manos.
Se comía con la mirada aquello, defendía con sus ojos saltones la pieza, cuidaba con rápidos vaivenes oculares de que un posible traspiés diera con ella en el suelo.
Buscaba hipotéticos usurpadores en la negrura de la estancia, alertando al máximo sus sentidos, escudriñando el aire, barriendo paredes, techos, muebles y hasta el aire húmedo con su febril mirada inyectada en sangre.
Su vida, estaba dispuesto a dar su vida, hasta el último aliento, en defensa de su bien más preciado.
Debía llegar a la otra parte del salón, donde se divisaba una oscuridad más intensa si cabe que daba acceso a la seguridad para su tesoro. Desconocía qué iba a encontrarse allí, pero su instinto le guiaba.
Agudizó lo que pudo la mirada, acribillando la noche imperante en el recinto. Le dolían los bíceps de sostener tan leve peso, tanto cuidado ponía en la empresa. Sus dedos sujetaban aquello con delicadeza, pero con firme decisión de defensa.
Y si no era seguro el lugar? Qué haría? Y si su instinto le engañaba?
Un sudor frío resbaló por sus sienes. El gesto de sus finos labios grisáceos cambió y se tornó entre dudoso y asustado.
No hallaba un lugar seguro. Ningún sitio era lo suficientemente bueno para albergar aquello que miraba con adoración.
Había dedicado su vida a esa empresa, encontrar el lugar idóneo para guardarlo.
Cuántas veces había tenido que renunciar a sus deseos, incluso a necesidades casi vitales, por seguir la búsqueda. Y no hallaba el lugar.
El cansancio comenzaba a hacer huella en él, sentía terror ante los alarmantes aullidos de un cuerpo enfermo y viejo que le decía: detente.Pero no podía, no debía, era su misión, depositar en el lugar elegido aquel viejo vinilo de Tony Bennet.»

EN EL CALOR DE LA NIEVE, por J. Barril

EN EL CALOR DE LA NIEVE,  por J.  Barril

«Le había dicho que no. Siempre en el último momento y una vez más. "Lo siento, cariño, no va a poder ser". Y a continuación la excusa, siempre más elaborada, siempre más inconsistente. Claro: no se puede aducir cada día un accidente leve de coche, ni tampoco la presencia inesperada de aquellos parientes lejanos. No importaba el hecho de la excusa. Lo importante era la ilusión depositada en aquel fin de semana y lo fácil que le resultaba a él fabular. "Haremos, esto y aquello. Iremos a un restaurante donde nadie nos reconocerá y luego a un hotel con encanto en el que nos inscribiremos con nombre falso". Todo era fácil durante la semana, pero en cuanto llegaba el viernes la fábula se hundía y los sábados eran grises como un calendario sin hojas.
Fines de semana en los que el fin parecía cada vez más cerca. Apenas un par de llamadas: "Perdona ahora no puedo hablar". Y por el teléfono la voz lejana de su mujer: "Alberto, ¿estás en casa?". La vida de los enamorados clandestinos ha de estar muy equilibrada, de lo contrario la balanza del amor se va hundiendo hacia el desencuentro.
Ella ni siquiera pensó cuando colgó el teléfono. "No va a poder ser", le había dicho. Y ella se comprometió a que las ilusiones están para cumplirse. "No va a poder ser para ti. Yo voy". Un breve saqueo al armario, un par de libros, unos discos de música de invierno y se encontró en la carretera, bajo una ténue llovizna, en dirección al hotel con encanto donde la esperaban con un nombre supuesto. Para el encanto no se necesita necesariamente a un hombre. Y menos a un hombre que experimentaba una curiosa metamorfosis que iba del entusiasmo de los lunes a la decepción del viernes.
Se frotó los ojos. Le pareció que el cristal se estaba empañando. O tal vez el limpiaparabrisas no acababa de funcionar. Se dio cuenta de que no era nada de eso. Las gotas de lluvia se estaban haciendo más densas. Se trataba de aguanieve y poco a poco se convirtió en nieveagua y finalmente en gruesos copos que iban tapizando el asfalto. Los servicios metereológicos ya habían advertido de la tormenta de nieve. Pero la nieve está para gozarla, no para temerla. El hotel con encanto todavía estaba lejos y el suelo empezaba a resbalar. De pronto se encontró sola en la carretera. No había coches ni delante ni atrás. Regresar era imposible. Si se detenía, las ruedas girarían sobre sí mismas. Nadie podría empujarla. A los mediterráneos la nieve nos atrae para devorarnos.
La nieve rascaba los bajos del vehículo. Inició una suave bajada. Intento frenar pero se dio cuenta de que la frenada era imposible. No acertaba a reducir y su coche iba sin ningún tipo de control hacia la curva. Sintió cómo un manotazo de nieve le cubría el cristal y el coche quedó inmóvil y parado en un pequeño talud. El viaje había terminado. ¡Maldito hotel con encanto y maldito orgullo de amante desairada! Intentó abrir la puerta del coche, pero la nieve lo impedía. Salió por la puerta del copiloto y ahí estaba un hombre, alto e imposible como un anuncio de perfume. "¿Está usted herida? Menudo susto". Junto al hombre se encontraba un coche idéntico al suyo, mismo modelo, mismo color. También él había perdido el control y se había deslizado por la pendiente hasta el talud. Y desde ahí había visto cómo unos faros se acercaban hacia su coche. Afortunadamente se habían quedado los dos vehículos uno junto al otro, muy cerca, con los motores parados y llenos de nieve. "¿Qué vamos a hacer?" "Nada. Esperar. Y ante todo conocernos, porque tendremos que pasar la noche juntos".
El hombre del anuncio de perfume era práctico y rápido. Su mano era sólida y serena. Se miraron a los ojos. El silencio de la nieve permite sentir los latidos de los otros y deja en el vientre un suave calorcillo. Ella se sintió traviesa y audaz: "¿En tu coche o en el mío?" El nerviosismo lleva a la risa. Y de la risa se pasa a la calma, a la seguridad y a la ternura. "Tenemos bastantes cosas en común. El mismo coche, el mismo color, la misma desidia en no llevar cadenas y el hecho de haber salvado la vida en el mismo instante".
Siguió nevando toda la noche. Cuando pasaron las máquinas quitanieves ni siquiera se fijaron en aquel túmulo blanco que cobijaba el punto ígneo del hielo. Cuando lograron fundir la nieve había llegado la primavera.»

JUNTO A TU CORAZÓN, por Silvia Inés

JUNTO A TU CORAZÓN, por Silvia Inés


"Junto a tu corazón desvelas pequeños

palomares.

Y en tu mirada tiemblan

los espejos antiguos.

Y cada vez

más ángel tienes

desde la piel al día.

Y temo que de pronto

el día se deshaga,

temo que de repente

la luz solo pudiera

venir desde tus ojos

y que no estés conmigo.

………………………..

Tan leve y tan hermosa

no pudiste sobrevivir a la borrasca.

Cuando en la espuma nómada,

de pronto creíamos salpicar el cielo"

MARTIRIO, por Vicente de Lerins

MARTIRIO, por Vicente de Lerins

«Hace unos días me contaba Avelino Moratalla que los espías de la empresa para la cual trabaja le comenzaban a tener una cierta «ojeriza» que Avelino con esa afectación que le caracteriza corrío a definirla como «MARTIRIO». Además y por ello le dije que ese alias pertenece a una cantante y actiz española de flamenco, con peineta y gafas oscuras permanentes, que no se muy bien porqué a mí me recuerda siempre a la Niña de la Puebla; le manifesté a Avelino que ese nombre se reservaba cuando llevaba implícita cierta carga religiosa, no ajustada al trabajo que él desarrolla, que sería más certera, quizás, la palabra «TORTURA» que el diccionario de la RAE define como grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo, o el moderno término de «acoso».

¡Si es que Avelino es un buen hombre, caray! ¿Quién le puede hacer daño a Avelino Moratalla?

Y es que Avelino Moratalla trabaja como vigilante nocturno en una empresa de alta tecnología. Esta empresa para evitarle las largas y tediosas horas de la noche donde reina una quietud mineral en todo el edificio, tuvo la buena intencion de colocarle sobre su desvencijada mesa un ordenador con conexión a internet. Era una bomba trampa, un cebo, una sencilla y pueril golosina envenenada: En realidad sólo deseaban saber de Avelino qué lugares visitaba, que leía, y “cómo navegaba” por este mundo cibernáutico a sus años –tarado, casi un viejo prematuro–. Si lo utilizaba y buscaba una palabra en el Google...al día siguiente le amonestaban severamente por aquella busqueda...si decidía no volver a utilizar aquel extraño aparato, le volvían a reñir por no utilizarlo, por no aprovechar el pozo sin fondo de cultura que duerme en el limbo de internet...con las enormes ventajas que tenía aquello y Avelino Moratalla erre que erre sin utilizarlas. Ante la duda, Avelino levantó la boina marrón del uniforme, se rascó limando su mollera y decidió no utilizar aquel diabólico invento en toda su vida. En resumen: La empresa que vendía TECNOLOGÍA había perdido para in sécula seculórum un buen cliente amén de su familia y allegados: pésimo marketing.

Y es que Avelino Moratalla es un hombre de este siglo con hábitos decimonónicos y eso lleva a los espías de la empresa a la rabieta, a la crispación y al consiguiente enfado. El no comportarse como un verdadero homo ciberneticus les trastoca sus telemáticos y atolondrados cerebros. Avelino Moratalla no deja rastros. Avelino utiliza fiambrera donde porta la cena e infiernillo de alcohol para calentarla, nunca utiliza MICROONDAS. En vez de ver TELEVISION o viajar por INTERNET Avelino se agencia donde puede un buen LIBRO, con tipos de letra grande, forra con doble hoja de periódico sus pastas, y nada ni nadie sabe lo que puede estar leyendo. Las CÁMARAS DE VIGILANCIA cuando lo miran y escrutan no pueden leer sus pensamientos. Además Avelino gusta de escribir a mano, siempre sobre papel de cuaderno rayado, como los de antes, pues cuando hace pinitos con endecasílabos dice que le atormenta el blanco refulgente de los folios, el comenzar tembloroso de la mano, por ello no usa FOLIOS ni MÁQUINAS DE ESCRIBIR, ni por supuesto PC ni ORDENADORES, tampoco usa MÓVIL. Así, cuando Avelino cena en esa mesa de circunstancias, frente a un inútil ordenador apagado, piensa en Quijote, en Sancho, en Pijoaparte, en Celama, en el último Nadal, en Los Nobel y los noveles lejos de los ordenadores... ¿Qué más puedo decir de Avelino? ¿Cuántos Avelinos conocen?

En estos momentos yo escribo en este blog la historia de mi amigo Avelino Moratalla desde mi casa, donde poseo una conexión a internet de 4,1 Mbps. No vayan a pensar los MALPENSADOS ESPIAS que utilizo un mínimo recurso ajeno para ello». Enero de 2006

CONVOCATORIA PREMIO LITERARIO

CONVOCATORIA  PREMIO  LITERARIO

PREMIO DE NOVELA CORTA «CIUDAD DE BARBASTRO»

Dotado con 15.000 € para novelas de 100 a 150 páginas presentadas antes del día 31 de enero en triplicado ejemplar bajo lema. Se enviarán a: Casa de Cultura; Argensola nº 26; 22300 Barbastro (Huesca)

CITAS DE ESCRITORES

CITAS DE ESCRITORES

¡AH , EL DINERO...!

--¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!.

Groucho Marx

--En estos tiempos los jóvenes piensan que el dinero lo es todo, algo que comprueban cuando se hacen mayores.


Oscar Wilde

Por dinero baila el perro, y por pan, si se lo dan.

Tanto tienes tanto vales.

Poderoso caballero es don dinero.

Oros son triunfos.

Refranes Populares
 

LOS CUENTOS DE MI ABUELO (BUNI DE LERINS)

LOS CUENTOS DE MI ABUELO (BUNI DE LERINS)

EL FRAILE Y LA VIUDA

Era un fraile que andaba por los pueblos remotos. Resulta que llegó a un lugar donde había una señora que vivía sola; a ella se dirigió el fraile diciendo:

¬ Ay señora, por favor que no tengo donde dormir esta noche.

¬ Pero señor, ¿Usted no ve que yo vivo sola y no puedo meter a nadie en casa?, Además, mire usted, sólo tengo una cama.

-Bueno, yo duermo en cualquier sitio: en el suelo... donde sea.

Tanta pena le dio a la viuda que le dejo entrar y pernoctar en su casa. Cuando llego la hora de acostarse el fraile le propuso:

¬¿Sabe lo que vamos a hacer?, Vamos a poner una tabla en medio de la única cama, y usted duerme para allá y yo en esta parte. Ella accedió a sus pretensiones y el fraile colocó la tabla. No fiándose ella se hilvano el camisón por debajo.

Por la noche y con el frió, el fraile fue y quitó la tabla. Dice ella:

¬ ¡Pero señor!, ¿Qué hace?

¬ Lo natural señora mia

¬ ¡Pues fuera el hilván! –repuso ella.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

SH5 POLAR.ES, por Vicente de Lerins

SH5 POLAR.ES, por Vicente de Lerins

«Desde la jibarizada Casa del Correo en la calle de Arturo Soria y a menos de una legua, se puede ver a poniente el distinguido y lujoso Hotel SH5 estrellas polar.es (SH5 ***** ). Es un complejo hotelero formado por dos edificios gemelos, cúbicos, con granito basto reforzando sus aristas —como los palacios más nobles—, y cristales tintados en la zona central de las caras, que toman distintas coloraciones según incida sobre ellos la luz del sol: Azul cobalto al amanecer, irisado del color de la imposible mezcla de gasolina y agua de lluvia cuando el sol cae a plomo sobre el edificio, del color de las algas a la hora crepuscular, llegando al negro de luto cuando muere el día. Esta estructura acristalada forma agudos tajamares en las caras laterales del edificio que sirven de balcones en las plantas superiores o de leves garitas defensivas, según se mire.

A su entrada, ya casi en el centro del vestíbulo reluciente en su granito pulido, te topas por estas fechas con un gran abeto navideño iluminado y vestido de faralaes para la ocasión, con lunares de rojo escarlata que forman las bolas brillantes, mientras los volantes ondulados, festoneados espumillones del mismo color abrazan de abajo arriba en forma de hoja de manzana y débiles ramitas purpuradas, como el edénico ofidio que muere en su cima, junto a la estrella despues de haber recorrido y apretado toda la piel del árbol del bien y del mal.

Esta armonía escarlata profusamente iluminada desde el exterior, contrasta con el verdor del cuerpo del abeto, con sus agujas fractales, entretelas y enaguas aceitunadas. Dispuesto así el conjunto sería la atracción de lujo del SH5, pero este reposado encanto se va a ver eclipsado por otra figura aún más hermosa, una figura hierática que se escuda tras el mostrador iluminado, de granito refulgente: Es la serena y equilibrada belleza eslava de la recepcionista, de la venusta DIANA, que todo lo llena con su hermosura radiante, haciendo lo demás menor, insignificante, puro decorado de relleno para la puesta en escena. Ella es ciertamente, la estrella alfa, la más luminosa de la constelacion polar. Sólo hacia ella se dirigen los potentes cañones de luz de las miradas furtivas. Sus cabellos rubios peinados a la griega o recogidos en una elegante cola de caballo que resbala por su fina nuca y cae naturalmente sobre el vestido negro. Oro sobre negro y blanca piel, pómulos salientes y gráciles, gruesos y bondadosos labios que hacen su sonrisa más cordial y afectiva, encantadora...protegida por un plateado medallón celta o quizás un amuleto eslavo.

La función estelar será hoy en el Salón del Cuco, después de la cena, al anochecer, a la hora bruja. Y hoy como cada martes cantará el servicial ROBERTO embutido en un ajeno frac de charoladas solapas, la pajarita le afila el rostro ya de por sí alargado. Entona, ensaya y carraspea el fiel barítono que acaba de dejar su pobre traje de un color azul integral y monocorde colgado en la taquilla de la conserjería. Se hace un silencio absoluto y presintiendo el despegue ISMAEL, que está cambiando una bombilla en la cuarta planta, enfundado en su mono azul de mahón,limpio y proletario, cierra sus almendrados ojos negros, se abrocha el cinturón y se dispone para el lunático viaje astral o espacial que en breves momentos dará comienzo. Unas notas de piano rasgan el silencio de la noche y abren la romanza que entonará el servicial ROBERTO en mi bemol, alcanzando exquisitos y altísimos agudos con las venas hinchadas de su garganta roja pero cultivada, mimada y consentida como una buena amante el gaznate del bueno de ROBERTO . Ya salen las notas y con ellas las claves de la bella romanza que invade el SHS como una nebulosa, ocupando todo el espacio libre, flotando entre los muebles, deslizandose por los pasillos, llegando a todos y cada uno de los rincones del hotel SH de cinco estrellas polar.es: música, voz y la belleza de DIANA unidos en perfecto enlace químico, una sintonía molecular que eleva el edificio SHS como un liviano bloque, ingrávido, que sube, y que por momentos despega hacía el vacío cósmico y sideral, polar, armónico y es como si estuvieras al mismo tiempo escuchando esta romanza en Viena, New York o Milán, pues dicen que a veces los huéspedes del SHS llegan al trance helado y polar al calor de la música, que alcanzan ese punto de no retorno budista y se ven frente a frente con el nuevo Paraiso , tratándose de tú a tú con el Hacedor, en un sueño salvaje y místico, abiertas las puertas de los corazones de par en par...

Por esto y algo más, cada vez que tengo que pernoctar en el Madrid galáctico y jubilar aprovecho y me hospedo en este Hotel SH5 estrellas polar.es con la esperanza de que un día cercano y casi por descuido sin proponérmelo, pueda yo alcanzar mi Nirvana soñado».

Enero de 2006

PREMIOS LITERARIOS-2005

PREMIOS LITERARIOS-2005



ENERO


· NADAL

Pedro Zarraluki por Un encargo difícil

· JOSEP PLA

Sebastiá Alzamora (Les Illes, 1972) por La pell i la princesa

·
CASA DE LAS AMERICAS

Marilyn Bobes (Cuba, 1955) por Fiebre invernal



FEBRERO


· RAMON LLULL

Lluís-Anton Baulenas (Catalunya, 1958) por Per un sac d’ossos

· BIBLIOTECA BREVE


Elvira Lindo (España, 1962) por Una palabra tuya

· SALAMBO


Roberto Bolaño (Chile, 1953-2003) por 2666

· XAVIER VILLAURRUTIA

Christopher Domínguez (México, 1962) por Vida de Fray Servando

· ALFAGUARA

Graciela Montes (Argentina, 1947) y Ema Wolf (Argentina, 1959) por El turno del escriba



MARZO


· PRIMAVERA

José Ovejero (España, 1958) por Las vidas ajenas



ABRIL


· PULITZER

Novela:Marilynne Robinson (EEUU, 1947) por Gilead

Poesía:Ted Kooser (EEUU, 1939) por Delights & Shadows



· CRITICA ESPAÑOLA

CASTELLANO:

Novela:Alberto Méndez (España, 1941-2004) por Los girasoles ciegos

Poesía:Jacobo Cortines (España, 1946) por Consolaciones

CATALAN:

Novela :Jaume Cabré (Catalunya, 1947) por Les veus del panamo

Poesía (c):Jordi Pamies (Catalunya, 1938) por Terra Cansada

EUSKERA:

Novela :Juanjo Olasagarre (Euskadi, 1963) por Ezinezko maletak

Poesía :Felipe Juaristi (Euskadi, 1957) por Begi-izaiak

GALLEGO:


Novela :Xesus Constela (Galicia, 1963) por As humanas proporcións

Poesía :Miguel Anxo Fernán Vello (Galicia, 1958) por Territorio da desaparición



· ANAGRAMA DE ENSAYO

Manuel Cruz (España, 1951) por Las malas pasadas del pasado



· NEBULA

Walter Jon Williams (EEUU, 1953) por The Green Leopard Plague



MAYO


· REINA SOFIA DE POESIA


Juan Gelman (Argentina, 1930)

· FERNANDO LARA


Antonio Gómez Rufo (España, 1954) por El secreto del rey cautivo

· VELAZQUEZ

Juan Soriano (México, 1920)

· CAMOES

Lygia Fagundes Telles (Brasil, 1923)

· APE

Vasco Graça Moura por detrás da Magnólia



JUNIO


· GRINZANE CAVOUR

Premio Internacional: Anita Desai (India, 1937)

Narrativa Extranjera: Rosa Montero por La loca de la casa

Narrativa Italiana: Alessandro Perissinotto (Italia, 1964) por Al mio giudice

· BOOKER INTERNACIONAL

Ismail Kadaré (Albania, 1936)

· HONOR LLETRES CATALANES

Feliu Formosa

· PRINCIPE DE ASTURIAS (Letras:)

Nélida Piñón (Brasil, 1937)

· IMPAC

Edward P. Jones (EEUU, 1950) por El mundo conocido

· PAZ DEL COMERCIO LIBRERO

Orhan Pamuk (Turquía, 1952)

· FAD

Eduardo Souto de Moura (Portugal, 1952)

· GEORG-BUCHNER

Brigitte Kronauer (Alemania, 1940)



JULIO


· STREGA

Maurizio Maggiani (Italia, 1951) por Il viaggiatore notturno



· ROMULO GALLEGOS

Isaac Rosa (España, 1974) por El vano ayer



· JUAN RULFO


Tomás Segovia (México, 1927)



AGOSTO

· GOETHE Amos Oz (Israel, 1939)

 

· VIAREGGIO

Raffaele La Capria (Italia, 1922) por L’estro quotidiano

 

· HUGO

Susanna Clarke (Gran Bretaña, 1959) por Jonathan Strange & Mr Norrell

· NACIONAL LITERATURA CATALANA

Toni Sala

 

· PRUDENCI BERTRANA

María Barbal por País Intim

 

· CAFE GIJON

Antoni García Porta por Cazadores de no mundos

SEPTIEMBRE

· NACIONAL LITERATURA CATALANA

Toni Sala)

 

· PRUDENCI BERTRANA

María Barbal por País Intim

 

· CAFE GIJON

Antoni García Porta por Cazadores de no mundos



OCTUBRE

· NACIONAL POESIA

José Corredor-Matheos (España, 1929) por El don de la ignorancia

 

· NACIONAL NOVELA

Alberto Méndez (España, 1941-2004) por Los girasoles ciegos

 

· BOOKER

John Banville (Irlanda, 1945) por Fiction with The Sea

 

· NOBEL

Harold Pinter

 

· PLANETA

María de la Pau Janer (España, 1966) por Pasiones romanas

 

 

· CLARIN

Claudia Piñeiro (Argentina, 1960) por Las viudas de los jueves

 

· OCTUBRE

Joan Olivares (País Valencià, 1956) por Pòlvora de rei



NOVIEMBRE

 

· RENAUDOT

Nina Bouraoui (Francia, 1967) por Mes mauvaises pensées

 

· GONCOURT

Francois Weyergans (Bélgica, 1941) por Trois jours chez ma mere

 

· MEDICIS

Novela extranjera: Orhan Pamuk (Turquía, 1952) por Nieve

Novela francesa: Jean-Philippe Toussaint (Bélgica, 1957) por Fuir

 

· FEMINA

Régis Jauffret (Francia, 1955) por Asiles de fous

 

· HERRALDE

Alonso Cueto (Perú, 1954) por La hora azul

 

· NATIONAL BOOK

William T. Vollmann (EEUU, 1959) por Europe Central

 

· LOEWE

Guillermo Carnero (España, 1947) por Fuente de Médicis

 

· NACIONAL DE LAS LETRAS

José Manuel Caballero Bonald (España, 1928)

 



Diciembre

· CERVANTES

Sergio Pitol (México, 1933)

 

· ADONAIS

Carlos Vaquerizo Torres (España, 1978) por Fiera venganza del tiempo

 

· LAZARILLO Angeles Alfaya (Galicia, 1964) por A ollada de Elsa

 

· SANT JORDI

Julià de Jódar (Catalunya, 1942), por El metall impur






¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres